Prometo Volver De Vez en Cuando

diciembre 10th, 2010

Compartimos íntegramente el discurso de Diego Zarricueta  en la Despedida del Alma

“El esperado, pero no ansiado momento del adiós ha llegado. Años pasamos pensando en lo mucho que faltaba para este momento. Años en los que simplemente dejamos correr la infancia y la juventud, esperando saciar el espíritu de alegría y esperanza que, desde temprana edad, ha crecido dentro de nosotros. Sin embargo, esos años fugazmente pasaron  y  henos aquí  esperando el último adiós.

Quiero empezar destacando a mis compañeros  que, junto a mí, hoy se despiden.  Fueron muchos los que llegaron, y a su vez, muchos los que se fueron, sin embargo, todos dejaron su huella en esta generación que en 12 años se consagró como un grupo humano diverso y unido. No quiero distinguir entre amigos y compañeros, porque fueron todos los que alegraron el día a día con sus bromas, sus chistes, sus risas, pero por sobre todo, su compañía.  Aquí conocimos valores, y no porque nos los hallan repetido tantas veces, sino porque en nuestras acciones se vieron reflejados.  Aquí conocí, por ejemplo, el buen humor y la creatividad, como cuando a fin de año hacíamos verdadera guerras campales con los materiales que sobraban dentro de la sala. O cuando conocimos la fabulosa tecnología del bluetooth, que nos mostró que podíamos reírnos y distraernos sin hablar, además de otros beneficios en ocasiones más específicas.  Aquí aprendí que los amigos pueden llegar a ser como hermanos. Me encontré con personas completamente incondicionales, que siempre fueron un buen oyente, un buen apoyo, alguien confiable o simplemente un compañero de buenos ratos que, sin duda, me recompuso el ánimo.

Sin menospreciar estas u otras características, destaco sobre todo la unidad que pasé con mis compañeros. Siempre estuvo presente el compañerismo, entendiendo que no éramos simples miembros de un curso, sino que miembros de una gran familia. Nunca faltó el respeto entre nosotros, por el contrario, dentro de nuestras salas el respeto nació y consecutivamente se potenció la valoración entre nosotros. En mi memoria quedan recuerdos como la afamada Ruta de la Guerra del Pacifico, donde por primera vez, a nivel de generación, compartimos más que clases, nos pudimos conocer más a fondo y reforzamos la amistad y el cariño entre ambos cursos. Cómo olvidar, también, nuestros improvisados paseos a la playa, o nuestras celebraciones del no-día del profesor.

Sin duda, donde sea que terminemos desenvolviendo nuestras vidas, siempre recordaremos y comentaremos sobre los buenos momentos que pasamos juntos, sobre las increíbles personas con las cuales tuvimos el placer de compartir. Será difícil olvidar todo lo que mis compañeros me entregaron, es por eso que aprovecho este espacio para agradecerle a cada uno de los que me acompañan aquí, por avanzar conmigo durante mi desarrollo social e intelectual.  Gracias por todo el apoyo, por  los excelentes momentos que me regalaron, las inolvidables risas y todo lo que compartimos juntos, desde las salidas a playa brava a encumbrar volantín en junior, hasta la inolvidable gira donde se respeto nuestro derecho de seguir el tradicional viaje a  Camboriú.

Estos, estimados compañeros, son sólo algunos ejemplos de todo lo que juntos pasamos, y no seré yo el encargado de recalcarlos en sus vidas, la encargada será su memoria, que aun con el pasar de los años, seguirá sintiendo ese aire escolar que concebirá nostalgia en ustedes. No dudo que cuando el tiempo ya nos pese, de vez en cuando una leve risa se nos escape recordando todo lo vivido, y también por lo que vamos a vivir, porque recuerden, estrictamente hablando, que esto no es un adiós, es un hasta luego.

Es difícil sintetizar tantas emociones, tantos recuerdos en palabras. No quiero alargarme mucho, pero no puedo dejar de lado el reconocimiento a quienes nos formaron. Es obvio y necesario el agradecimiento nuestros educadores, que más que profesores, como se lo dije una vez a miss Circe, se comportaron como excelentes maestros, enseñando con el ejemplo de los profesionales que podríamos llegar a ser.  Quiero destacar puntualmente a nuestra estimada miss Mirtha, quien a temprana edad nos enseñó a leer y escribir. A las profesoras que nos recibieron como miss Carmen Luz, a los que nos vieron crecer como miss Paula o miss Claudia, o a los que nos guiaron en la recta final como Mr. Leo, Miss Carmen y Mr. Marco.

Agradezco también, a los que tuvieron paciencia al enfrentarse con estos inquietos y extrovertidos jóvenes. Le agradezco, Miss Karla, por aguantar nuestras bromas. Mr. Daniel, no olvidaremos sus recesos para chistes durante la clase, y como miembro del electivo humanista, agradezco a miss Dalia, miss Circe, miss Ginnette y Mr. Antonio por su vocación y su dedicación.

Espero que estas palabras de agradecimiento hacia ustedes, sean las palabras de todos los que hoy nos despedimos, y no son sólo para los que mencioné, sino para todos los que marcaron y colaboraron en la vida de cada uno de los alumnos de esta generación.

Finalmente, quiero aconsejar, como alumno saliente, a los cursos menores. Los insto a aprovechar a cada uno de sus profesores, compañeros y a todos los que los rodeen, ya que llegará el momento que sean ustedes los que estarán aquí en frente, dándose cuenta de los fugaz que es el tiempo cuando se disfruta.

A todos los que me escuchan hoy, les digo que fue un placer compartir con ustedes, aun los más mínimos momentos de esta hermosa etapa de mi vida. Por lo anterior y por otorgarme este espacio, muchas gracias.

¡QUE VIVA LA GENERACION 2010!”

Diego Zarricueta

Share

Categorías: Colegio Lirima, Sin categoría

Etiquetas: , , Deja un comentario

Feed de comentarios1 comentario

  1. Diego Zarricueta

    Jaja…pensé que nadie vería ese mensaje en mucho tiempo.
    Saludos y nos vemos mañana en la graduación.

Deja un comentario

Feed

http://director.lirima.com / Prometo Volver De Vez en Cuando